El Tribunal Supremo ha precipitado la desescalada en Mallorca al tumbar las medidas del Govern balear que más restringían las libertades: el toque de queda y el límite de personas en las reuniones sociales. El fallo del máximo órgano judicial del Estado rompe con las restricciones vigentes en Mallorca y el resto de islas hasta la fecha, lo que obliga al gobierno autonómico a recomendar, ya no imponer, que las reuniones sociales se limiten a 10 personas en interiores y a 15 en exteriores, además de a retirar su propuesta, avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Balears, de continuar al menos durante dos semanas con el toque de queda en todas las islas.

La ciudadanía es, desde la medianoche del miércoles al jueves 4 de junio, libre para circular por la vía pública en cualquier horario y para reunirse socialmente sin tener en cuenta límites al número de personas.

Balón de oxígeno para la hostelería

Después del fallo del Supremo, los hosteleros han cogido más fuerza para reivindicar la ampliación de sus horarios y la suavización de las restricciones que llevan arrastrando desde enero. Hasta ahora, han conseguido que las mesas puedan ser ocupadas por 6 personas en interiores y 10 en exteriores. Pero, además, solicitan ampliar horarios, al menos hasta la 1:00 h de la madrugada, después de la eliminación del toque de queda.

Por el momento, el Govern admite que su propuesta de restricciones «es controvertida» pero sigue defendiendo su propuesta y, en cuanto a hostelería se refiere, seguirá en la misma línea que hasta ahora, con una ampliación de horarios progresiva y lenta.