A pocos días de la inauguración del Evolution Mallorca International Film Festival, la actriz, cineasta y directora del festival, Sandra Lipski, destaca el salto de calidad que el cine de Balears ha dado en los últimos años con producciones diversas.

Nacida en Alemania, Lipski llegó a Mallorca con nueve años. A los 14 actuó en una serie que se filmaba en la isla y ese mundo le encantó. Entonces decidió estudiar cine e interpretación en Estados Unidos. “El cine es una aventura, una oportunidad, un viaje, permite conocer sitios nuevos, aporta nuevas miradas”, considera.

El incremento de filmes mallorquines en el festival crece desde la quinta edición. En la presente, que va del 27 de octubre al 2 de noviembre, se proyectarán 29 películas de realizadores locales, como “Sonic Fantasy”, un documental sobre el cantante Michael Jackson, de Marcos Cabotá, y “Ulisses”, del realizador Joan Bover. Por su parte, la directora Marga Meliá, realizadora de «Bittersweet Days», primer largometraje concebido por una mallorquina, presenta “Dona”, una película que tematiza la violencia de género.

Sandra Lipski

¿Qué características tienen las películas de Balears que presenta el festival?

No hay un solo género. Se producen comedias, musicales, dramas. El nivel mejoró mucho y le damos visibilidad internacional, la posibilidad de que participen en otros festivales porque vienen espectadores de muchos países y se generan vínculos.

¿Cuáles son los criterios para que una película ingrese al festival?

Los criterios son amplios. Para esta edición hemos recibido 1.200 proyecciones y seleccionamos 139. El objetivo es que cada filme refleje, de alguna manera, nuestro lema: unir culturas, unir personas.

¿Asiste un público cinéfilo o más general?

El público que va le encanta la cultura, es curioso, le gusta lo diferente. Es un evento para todo el mundo porque hay variedad. El festival es una oportunidad muy buena para ver producciones independientes que no llegan a las grandes salas.

¿Cree que el cine tiene una función educativa?

Por supuesto. El cine te hace pensar, moviliza. Pone en duda las certezas. Tal vez a ti no te interese la danza, pero decides ver un documental de danza y te fascina. Entonces esa producción te abrió un mundo nuevo, un costado para explorar. Eso es maravilloso.