Después de más de 18 meses, este 8 de octubre reabren las discotecas y salas de fiesta de Mallorca y del resto de las islas. Es sin duda el sector más afectado por las restricciones en Balears. «El resto de locales ya ha abierto, pero faltaban las discotecas y las salas de fiesta», explica Rosana Gabardón, secretaria general de la Asociación Balear de Ocio y Entretenimiento (Abone). De ahí que la valoración de la reapertura sea «positiva», aunque con matices.

Gabardón avanza que «abrirán muy pocos locales de este tipo, porque ser los primeros es para valientes y tienen que ver si compensa o no. La maquinaria que va detrás de abrir la puerta de una discoteca es importante y habrá que evaluar si merece la pena no solo el beneficio, sino también el servicio que tienen que prestar». Por eso, matiza, «muchos esperarán a que no haya restricciones y estarán pendientes de cómo se desarrolle este punto y aparte que supone el primer día de apertura». Y es que a toda esta coyuntura hay que sumarle que se ha avanzado una campaña de inspecciones para controlar que se cumplen las normas.

Hasta las 5:00 h y con pasaporte COVID

Desde Abone expresaron su desacuerdo con el horario impuesto para estos locales. «A partir de hoy, discotecas y salas de fiesta pueden abrir hasta las 5 de la madrugada, cuando su horario normal abarca hasta las 6. Realmente no entendemos mucho esta hora de diferencia», lamentó Gabardón.

Por lo demás, los usuarios que hoy decidan acudir a la discoteca deberán presentar su pasaporte COVID. El QR que demuestre que el cliente está vacunado será por tanto obligatorio para acceder al local, «algo que no entendemos porque en otros establecimientos no se solicita». También la mascarilla será obligatoria, excepto cuando se consuma, así como el mantenimiento de la distancia social y la prohibición de consumir en barra. Normas que, en palabras de Gabarrón, harán que el personal «tenga que actuar un poco como policías, sobre todo al principio, porque los clientes no vienen con la lección aprendida. Es difícil controlar a todo el mundo y, al mismo tiempo, hacer que estén cómodos».

Las discotecas y salas de fiestas de Mallorca afrontan así la tan ansiada reapertura, a pesar de que muchas de ellas no abrirán sus puertas hasta que llegue la próxima temporada al ubicarse en zonas turísticas, según informó la secretaria general de Abone.

reapertura discotecas en mallorca