Ante una temporada que comenzó plagada de incertidumbres pero que ha evolucionado, en líneas generales, de forma positiva, Mallorca se centra ahora en el objetivo de alargar la temporada turística. El Consell trabaja ya en esta línea, por eso Mallorca se muestra en los mercados turísticos como destino de calidad, sostenible y seguro. Un criterio avalado por haber conseguido que el 70% de la población balear lleve ya la pauta completa de vacunación.

El conseller de Turisme i Esports, Andreu Serra, valora la temporada turística actual como «satisfactoria, teniendo en cuenta la irregularidad provocada por la pandemia». Mallorca cuenta con un 88,83% de la planta hotelera abierta en agosto. Serra remarca que «el objetivo ahora es alargar la temporada hasta noviembre». En este sentido, el Consell colabora con el Govern balear, los ayuntamientos y el sector privado para buscar alternativas al producto de sol y playa, centrado en los meses de verano.

temporada turística mallorca

Los agroturismos, optimistas

«Esperamos que se alargue la temporada», adelanta el presidente de la Asociación Balear de Agroturismos y Hoteles de Interior, Miguel Artigues. «Las reservas durante toda la temporada han sido de último minuto, con pocas reservas a largo plazo. Si continua esta tendencia, tenemos la esperanza de que se alargue hasta las primeras semanas de noviembre», explica. Para ello, «se están haciendo promociones y se está trabajando en el posicionamiento. La evolución indica que es posible, pero solamente son esperanzas. Hasta ahora la ocupación ha sido aceptable y confiamos que septiembre siga la misma tónica», apunta.

«Crear incentivos»

El conseller Serra habla de «crear incentivos para que los espacios turísticos, incluidos los establecimientos de alojamiento, la restauración y la oferta complementaria, se mantengan abiertos». Por ejemplo, la Fundació Mallorca Turisme ya trabaja para poner en marcha la cuarta convocatoria de Gaudeix la isla, que estará destinada a la población sénior y combinará estancias turísticas con actividades de turismo activo.

«Si el sector empresarial mantiene su oferta activa, los turistas se encontrarán una destinación turística para poder disfrutar también en otoño, haciendo senderismo, excursiones en barca, actividades acuáticas, etc.», concluye al conseller. También es reseñable el hecho de que los viajes del Imserso se reactivarán en octubre este año.

Optimismo moderado

La Confederació de la Petita i Mitjana Empresa de Balears (PIMEB), por su parte, se muestra moderadamente optimista cara al final de la temporada turística. Su presidente, Jordi Mora, destaca que “a pesar del alto índice de contagios no se están aplicando restricciones como se hizo meses atrás”, lo que ayuda al desarrollo de la temporada. Además, Mora expresa oposición al pasaporte COVID por la dificultad que entraña poder aplicarlo, además de los problemas jurídicos que puede acarrear.

El también presidente de PIMEM ha recordado el informe que presentó su federación en mayo, donde ya se apuntaba que la temporada iría de menos a más. Mora asegura que “está siendo un buen mes de agosto y se espera un buen septiembre”.