Una madre ucraniana que huyó de su país tras desatarse el conflicto con Rusia, ha dado a luz a su hijo en Mallorca. Se trata del primer bebé nacido en nuestras islas.

La mujer, Natasha de 37 años, rompió aguas en el Hospital de Sant Joan de Déu, y al no disponer de Unidad de Partos en el centro, fue trasladada al Hospital de Son Espases.

De los cerca de mil ciudadanos acogidos en Baleares, 300 llegaron coordinados a través de Creu Roja. De éstas, la entidad  trasladó el pasado 30 de marzo a 38 refugiados ucranianos al Sant Joan de Déu de Palma. Allí el hospital habilitó su tercera planta para que pudieran disponer del mejor bienestar y comodidad posible.

Una de esas 38 personas es Natasha, nacida en Odessa, que llegó al hospital embarazada de más de ocho meses. Cuatro semanas más tarde ha dado a luz en Son Espases a un bebé que ha pesado 3,7 kilos y al que ha llamado Leónidas.

El director gerente de Sant Joan de Déu Palma-Inca, Joan Carulla, ha expresado que «es una gran noticia» que haya nacido un bebé entre las personas refugiadas que hay en el Hospital. «La vida se abre paso a pesar del horror de la guerra y para Sant Joan de Déu que, por su hospitalidad es la casa de todos, supone una enorme alegría saber que Leónidas pasará su primera etapa de la vida con nosotros», ha concluido.