La Semana Santa ha finalizado sin incidencias, con ocupaciones de entre el 80 y el 85% en algunas zonas turísticas de Mallorca y un ascenso en el número de operaciones en el aeropuerto de Palma.

Según informa Europa Press, la presidenta de la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, ha valorado positivamente los datos de ocupación y la gestión realizada durante estos días de gran afluencia turística.

Asimismo, tras la Semana Santa se prevé una bajada de la ocupación hotelera aunque se espera que después haya una subida de cara a las semanas próximas a la temporada estival y hasta el mes de octubre.

Tras dos años de pandemia, Frontera ha insistido en que «la situación es completamente diferente» a la del año 2019, cuando se registraron récords en el número de turistas, pero ha recalcado que «hay muchas ganas de viajar».

A su juicio, la tendencia en el sector turístico es positiva, pero se ha de seguir trabajando de forma conjunta entre sector privado y público «para minimizar riesgos». «Hay una incertidumbre que hace que uno esté vigilante todo el tiempo», ha señalado respecto a la coyuntura actual.

Ascenso en el número de operaciones en el aeropuerto de Palma durante la Semana Santa

Mercados competidores y subida de precios

En relación a la oferta de otros destinos como Turquía, Frontera ha considerado que «no se puede comparar» con la oferta de Baleares: «Estamos jugando en otra liga, sus precios no tienen nada que ver con los nuestros».

En este punto, ha destacado el esfuerzo realizado durante dos años de pandemia por parte del sector empresarial para mantener los precios. Con todo, ha recordado que si se sube la calidad de los productos turísticos en las Islas, es necesario «buscar un equilibrio».

Además, ha remarcado que las rentabilidades empresariales «están muy por debajo de 2019» debido a la inflación actual. «La vida se está encareciendo», ha apuntado, por lo que «la foto» del sector turístico «no tiene nada que ver con el año 2019».

Mantenimiento del empleo

Frontera ha asegurado que, tras la Semana Santa, los hoteles que están abiertos se mantendrán abiertos las próximas semanas a pesar de bajada de la ocupación. «Hay un compromiso firme con el mantenimiento del empleo», ha subrayado.