La instalación de sistemas elevadores en las camas de hotel reducen los accidentes de las camareras de piso en más de un 50%, según detalla un estudio que ha realizado la cadena hotelera Meliá junto al Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (IBASSAL).

El trabajo, llamado “La cama elevadora como apuesta para la mejora de las condiciones ergonómicas del departamento de pisos», se ha llevado a cabo en 14 establecimientos de la cadena junto a un centenar de camareras. «El trastorno músculo-esquelético por hacer la cama es cero», ha detallado el director global de Salud Laboral de Melià, Carlos Senz.

Según este informe, la fuerza que tienen que hacer las trabajadoras es 8,4 veces superior cuando lo hacen en una cama individual sin elevador que cuando lo hacen en una cama elevable y se multiplica por 7,3 cuando son camas dobles.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha participado en la presentación del estudio acompañada del vicepresidente ejecutivo CEO de Melià Hotels International, Gabriel Escarrer, con quien también ha visitado una de las habitaciones del Palma Marina donde ya hay instalado un sistema elevador para las camas.

Armengol ha recordado que la instalación de este tipo de camas es una de las medidas presentes en la futura ley turística y que está “contrastada desde el rigor técnico y científico”.

En este sentido, ha señalado que el 27% de las enfermedades profesionales de la hostelería las sufren las camareras de piso y que buena parte de estas enfermedades están causadas por sobreesfuerzos.

El estudio se llevó a cabo el pasado día 31 de enero para evaluar qué esfuerzo supone hacer la cama en una habitación que presenta mecanismos para elevar este mueble, y compararlo con habitaciones donde las camas no disponen de elevadores.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, y Gabriel Escarrer, director de Meliá Hotels, conversan con una camarera de piso. Foto: GOIB