Cuatro horas ha durado la reunión por videoconferencia que han mantenido las autoridades de Rusia y Ucrania mientras Kiev era una vez más el centro de los ataques. Trascendió que se ha percibido un avance en la conversación para suspender la invasión, pero aún queda un largo camino por recorrer.

Las partes nuevamente se reunirán el martes, expresó en su cuenta de Twitter Mijailo Podoliak, asesor de la presidencia de Ucrania, con el objetivo de facilitar “un receso técnico”.

El diputado Leonid Slutsky, del equipo negociador ruso, se ha mostrado especialmente optimista al indicar que las conversaciones han alcanzado en este punto un «progreso sustancial» y que las dos partes podrían alcanzar una «posición unificada» en un futuro cercano, según la agencia estatal de noticias rusa TASS.

De momento Rusia exige a Ucrania que reconozca las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, se olvide de sus aspiraciones sobre Crimea y prometa que en ningún caso se incorporaría a la OTAN, demandas inaceptables en principio para Ucrania.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, ha confirmado este lunes un total de 31 ataques contra centros sanitarios desde el inicio de la invasión en Ucrania, en los que 12 personas han muerto y otras 34 han resultado heridas.

Ciudadanos de Kiev, armados, defienden la ciudad. Foto: RTVE.