Entrevista en exclusiva para Mallorca Caprice: Peter Thomson, enviado especial para el Océano de Naciones Unidas.
Texto: R. Beltrán.

Natural de Fiji y enviado especial para el Océano de Naciones Unidas, Peter Thomson arroja luz sobre las amenazas y los retos que afronta el océano, “el único y por el que todos estamos conectados”.

– En junio de 2017, en la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los océanos, usted dijo: «Realmente estamos comenzando a revertir el ciclo de deterioro que nuestra humanidad ha llevado a los océanos». ¿En qué se basa? Porque, al menos en el Mediterráneo, nunca antes habíamos visto tantos microplásticos en las aguas. ¿Están empezando a notarse los efectos de la recuperación?

– La Conferencia fue, en cierto sentido, el comienzo de la reversión del deterioro de la salud de los océanos, ya que llevó los problemas de los océanos a un nivel de atención mundial nunca antes experimentado. Para tratar la enfermedad de un paciente, primero se deben diagnosticar los síntomas. En la Conferencia, analizamos todos esos síntomas, incluida la contaminación marina desenfrenada por plásticos, la muerte de coral, la pesca excesiva, la acidificación de los océanos, la desoxigenación, el aumento del nivel del mar, los cambios en los ecosistemas marinos y la destrucción del hábitat. Desde ese momento ha habido un aumento en la acción para corregir los males que le hemos hecho al océano. Pero la respuesta directa a la segunda parte de su pregunta es «no», los efectos beneficiosos aún no son evidentes. Hemos estado trabajando en tratamientos efectivos para todos los síntomas que acabo de mencionar, pero en esta etapa todavía es demasiado pronto para juzgar nuestro éxito. La segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre los océanos se celebrará en Lisboa en 2022 y esperamos obtener una imagen más clara del estado del bienestar de los océanos.

Peter Thomson, durante una de sus conferencias

Peter Thomson, durante una de sus conferencias. Foto: SIWI.

– En esa conferencia habló sobre soluciones prácticas. ¿Cuáles son estas soluciones y son realmente prácticas?

– Como dice el refrán, no hay soluciones mágicas. Arreglar la contaminación plástica marina es un asunto enormemente complejo. ¿Quiénes son los verdaderos contaminadores? ¿Deberían pagar? ¿Puedes prescindir del plástico en tu vida? ¿Cómo se puede hacer más eficaz el reciclaje? ¿Podremos alguna vez limpiar el océano de microplásticos y, dado que están incrustados en la cadena alimentaria marina, qué nos están haciendo cuando los comemos? La noticia alentadora sobre esto es que somos conscientes del alcance universal del problema y millones de personas y miles de millones de dólares están ahora comprometidos a encontrar soluciones a la contaminación plástica marina. Pero sí, sigue siendo una parodia humana, de la que todos somos responsables. Sobre la sobrepesca, nuevamente no tenemos una solución única, pero existen muchas prácticas y se están aplicando de manera constante, como los acuerdos de medidas del Estado rector del puerto de la FAO, la mejora de la gobernanza pesquera a través de las organizaciones regionales de ordenación pesquera, el desarrollo de la acuicultura sostenible y la creciente proporción del océano cubierta por áreas marinas protegidas.

– Plásticos, pesca ilegal, transporte marítimo, vertidos de aguas sucias y líquidos contaminantes. ¿Podrías ordenar de mayor a menor cuáles son las mayores amenazas para la salud de los océanos?

– Hay muchas más amenazas para la salud del océano, como el ruido, con las pistolas de aire sísmicas, el sonar y el ruido de los barcos de la industria del petróleo y el gas que causan un daño inmenso a la vida marina. La destrucción de hábitats marinos como manglares, bosques de algas marinas, praderas de pastos marinos, humedales y arrecifes de coral, y los efectos nocivos en los ecosistemas marinos de la contaminación de sustancias químicas “de la fuente al mar”, detritos urbanos, exceso de fertilizantes y alcantarillado deben estar en dicha lista. En mi opinión, la mayor amenaza para la salud del océano son los crecientes niveles de emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero. Estos son la causa de la acidificación, desoxigenación y calentamiento de los océanos, con los efectos colaterales de los cambios en los ecosistemas marinos, la alteración de las corrientes, la muerte de los corales y el aumento del nivel del mar. Esto lo podemos solucionar mediante la fidelidad al Acuerdo Climático de París y una ambición mucho mayor por parte de los principales emisores de llevarnos a un mundo de carbono cero para 2050.

Peter Thomson, enviado océano de la ONU

– En base a sus conocimientos, ¿qué consejo nos podría dar para preservar el mar Mediterráneo que rodea Mallorca?

– Nunca he estado en Balears, pero me encantaría. Sobre todo, me gustaría ir allí en una embarcación a vela para mantener bajo control mi huella de carbono. El mar Mediterráneo es un microcosmos de lo que está sucediendo en Ocean Action en todo el mundo: buenas personas que trabajan todos los días para encontrar e implementar las soluciones que requiere el deterioro de la salud de los océanos. Mi mejor consejo para usted sería que el Gobierno y el pueblo de las Balears utilicen el Acuerdo Climático de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, en particular el ODS 14, como modelo para todo lo que hacen. El ODS 14 es el decimocuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible, que pide la conservación y el uso sostenible de los recursos del océano. Como Enviado Especial para el Océano, tengo la responsabilidad global de liderar la carga para la implementación del ODS 14, el Objetivo Oceánico.

– Usted también es un hombre isleño, de las Islas Fiji. Quizás Balears puede aprender algo de este archipiélago y viceversa. ¿Cuáles son los productos turísticos más promocionados y que funcionan bien en Fiji?

– La lección básica es que todos estamos conectados. Hay un océano y puedes navegar en él sin escalas desde las Balears hasta Fiji. Es importante que entendamos esto bien, porque el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia en el Atlántico norte tiene un efecto profundo en los países atolones del Pacífico Sur como Tuvalu. La contaminación plástica y los peces migratorios no respetan los límites creados por el hombre en los mapas, siguen el curso de la corriente, el viento y la temperatura. En cuanto al turismo, señalo el ecoturismo y la necesidad de que la industria en su conjunto esté en armonía con el entorno natural en el que se enmarca. Las islas y el turismo se han entrelazado profundamente; pero a lo largo de mi vida, la escala de esa relación, como la producción, el uso y la contaminación del plástico, ha crecido exponencialmente. Cara al futuro, el turismo, como todos los demás aspectos del consumo y la producción de la humanidad, debe mostrarse sostenible y en armonía con la naturaleza.

– Si surgen oportunidades en cada crisis, ¿cuál es la gran oportunidad para los océanos derivada de esta pandemia?

– La mayor oportunidad es que nosotros, como especie, volvamos la cabeza hacia un camino mejor, un camino más verde y azul que nos lleve, a través de un mayor respeto por la naturaleza, a una forma de vida sostenible en este planeta. La pandemia ha sido una llamada de atención. Todos hemos visto que la búsqueda de la felicidad a través del consumo cada vez mayor de recursos planetarios finitos es un camino en un solo sentido hacia la insostenibilidad. En otras palabras, hacia un destino para nuestros nietos que es moralmente inaceptable.

Peter Thomson