Entrevista a Margarita Pérez-Villegas, directora de CaixaForum Palma

“Muy contenta de poder hacer todo lo que hacemos, de estar al pie del cañón y contribuyendo a que la vida siga”. Así se siente Margarita Pérez-Villegas, directora de CaixaForum Palma. En todo momento, recuerda que el centro cultural es “ejemplar” cumpliendo las medidas de seguridad “para que la gente pueda disfrutar y sentirse segura y tranquila” en la red CaixaForum: “Un modelo único de divulgación del conocimiento, de la cultura y la ciencia como motor de mejora y progreso de la sociedad”.

Margarita Villegas CaixaForum Palma

Margarita Pérez-Villegas, en la presentación de «Cámara y ciudad». Foto: CaixaForum

¿Cuál es la situación actual y qué proyectos tiene CaixaForum Palma en marcha ahora mismo?

Tras el estallido de la pandemia, hemos tenido que adaptarnos a la situación y coyuntura actuales. Esto nos ha permitido innovar, incorporar nuevos contenidos relacionados con el momento actual. Tenemos la gran suerte de contar con una red de acuerdos y colaboraciones con los grandes museos como el Louvre, el British Museum o el último acuerdo que se firmó, con el centro Pompidou. Fruto de esta colaboración hemos podido inaugurar la magnífica exposición de “Cámara y Ciudad. La vida urbana en la fotografía y el cine”.

¿Qué puede ver el espectador en esta muestra?

Explora la intensa relación de fotógrafos y cineastas con la ciudad moderna en el último siglo. Los distintos ámbitos detallan cómo la fotografía ha documentado la euforia de las metrópolis, la solidez de la ciudad moderna, ciudades en plena expansión… Hasta la melancolía generada por su declive. Nos ha parecido interesantísimo incorporar también un apartado con obras de fotógrafos hechas durante el confinamiento, lo que la hace más atractiva y actual.

“Cámara y ciudad” no es la única propuesta que encontrará el visitante…

El visitante no solo disfruta de la maravillosa exposición por la historia de las ciudades con fotógrafos de renombre. Al mismo tiempo, tenemos un nuevo discurso en nuestra sala permanente que nace a raíz de la crisis sanitaria. En la anterior exposición, “Blau. El color del modernismo”, expusimos La cala encantada, de Joaquim Mir, un préstamo de la Fundación Enaire. A raíz de esta colaboración, ha surgido un nuevo proyecto y acuerdo firmado con la Fundación La Caixa y Fundación Enaire. Nos hemos quedado la obra un año más en préstamo y acabamos de inaugurar el diálogo del paisaje de Tormenta en la playa, de Anglada-Camarassa, con La cala encantada de Joaquim Mir. Un conjunto representativo de la pintura que se desarrolló en la isla en la primera mitad del siglo XX.

Barbara Probst, Exposición 152: Nueva York, Broadway y Broome Street, 04/18/2020, 10:46 h 2020. Cortesía de Kuckei + Kuckei, Berlín para CaixaForum, incluida en la exposición «Cámara y ciudad».

¿Cómo ha sido la respuesta del público durante estos meses?

Desde que reabrimos el centro, el 1 de junio, la respuesta del público ha sido maravillosa. Empezamos solo con visitas a las exposiciones. Como no podíamos tener visitas comentadas o actividades, nos reinventamos e instauramos la figura del educador en sala, que actúa como mediador y acompaña al visitante en el recorrido. Si quiere que le expliquen algo en concreto, o cualquier inquietud, lo puede preguntar, con el objetivo de que se sienta muy muy cómodo y seguro. En las valoraciones, los visitantes han dejado reflejado que les encanta esta propuesta, al tratarse de un formato más abierto en el que pueden preguntar y aprender.

Poco a poco, la programación incluye más actividades culturales…

La experiencia CaixaForum va más allá de las exposiciones. Tenemos una amplia y variada oferta. Hemos empezado paulatinamente a incorporar nuevas actividades, siempre teniendo en cuenta los aforos permitidos y la distancia de seguridad. Fabulosos ciclos de universos literarios con Javier Sierra, Ana Merino, Manuel Vilas… Para las semanas siguientes, continuamos con la oferta educativa. Los colegios están respondiendo muy bien, porque ya empiezan a hacer salidas y reservan plaza para asistir a los talleres científicos, de artes visuales, de tecnología… Están dirigidos tanto a público escolar como a público familiar.

Encuentros, visitas virtuales… ¿Cómo está siendo el proceso de adaptación a los nuevos hábitos?

Hemos tenido que reprogramar y adaptar todo a lo que nos toca ahora vivir. Organizamos conferencias, diálogos… La presentación de “Cámara y ciudad” fue con una rueda de prensa en la que el comisario del Pompidou participó a través de videollamada y yo de forma presencial. Fue fenomenal. Esto no es el futuro, es el presente.

Cara a Navidad, ¿qué estáis preparando? ¿Algo que nos podáis adelantar?

Estamos organizando muchas actividades. Desde Petit Cinefils, micro conciertos, la actividad “1, 2, 3, Folk!”, que será la bomba… Ahora vamos muy al día con la programación, pero sin parar. Hay muchos cambios y no es fácil gestionar la incertidumbre, tomar decisiones que en el mismo día hay que cambiar. Recomiendo visitar nuestra página web para estar al día de toda la programación. Nos hemos tomado muy en serio la transformación digital para crear experiencias únicas e irreemplazables que no vienen a sustituir lo presencial, sino que son complementarias. Estamos creando un CaixaForum digital, que se enriquece con nuevos contenidos digitales, audiovisuales, participativos…

¿Cómo valoras el futuro del sector cultural y qué se puede hacer para sobrevivir a esta situación?

El sector cultural es uno de los más flexibles y tenemos una capacidad de innovación enorme. Esto es clave para conectar con el público. También el reto de mejorar el factor comunicativo entre los profesionales y las nuevas audiencias. En conclusión, estamos viviendo una realidad común que nos afecta a todos y nos debería servir para pensar qué se puede hacer como humanidad compartida. Como institución cultural, nos toca responder como elemento de sanación y tolerancia. La cultura es la herramienta que más cohesiona socialmente y una de las más necesarias. De hecho, ha sido la gran aliada para todas las personas durante el confinamiento. Todo esto ha hecho que tengamos esa oportunidad de innovar. Estamos dando respuesta a lo que el público demanda porque las personas, sumando entre todos los sectores, hacemos que se avance.

¿Hay algún mensaje que sea importante trasladar al público?

Estamos aquí para ellos. Sin público esto no tiene sentido. En CaixaForum tienen un entorno donde encontrarán contenido y actividades de calidad para todos los segmentos, con la tranquilidad y seguridad de que se trata de un entorno totalmente seguro en el que que se van a sentir muy a gusto. Todo lo hacemos para el público y, por el momento, sentimos que lo están agradeciendo.