El conseller de Medio ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha comparecido en la Ponencia de estudio sobre la insularidad constituida en la Comisión de Despoblación y Reto Demográfico del Senado. Mir ha alertado que la insularidad convierte a las Illes Balears en un territorio más frágil que la Península ante la emergencia climática y ha reclamado una mayor implicación del Estado a la hora de planificar inversiones para revertir los efectos.

Mir ha defendido “el compromiso del Govern de les Illes Balears con la sostenibilidad de nuestro archipiélago” pero ha advertido que “si detrás no hay una política de Estado de poco servirá que un pequeño territorio del Mediterráneo haga los deberes”. “Las Illes Balears han sacado más de una vez en España de una crisis económica; es la hora que España saque a nuestro país de la crisis climática”, ha concluido.

El conseller ha defendido las políticas de resiliencia adoptadas por el Pacto desde 2015 como por ejemplo la ampliación de las zonas marinas protegidas o leyes pioneras como la de Residuos, Cambio Climático o el Decreto posidonia. Con todo, ha indicado una serie de retos que el archipiélago tiene que afrontar, con la complicidad del Estado, si quiere superar con éxito el reto climático.

Entre estos, ha destacado el control de especies invasoras. “La incapacidad de decisión sobre nuestros puertos y aeropuertos, al menos en materia de bioseguridad, nos está llevando a una situación muy preocupante, especialmente en las Pitiüses, con la entrada incontrolada de ofidios”, ha señalado añadiendo que “los territorios insulares son los espacios con más densidad de endemismos, tanto florísticos como faunísticos”.

Mir ha enfatizado, también, en la necesidad de adaptar las infraestructuras y la financiación de políticas como las de gestión de residuos a la realidad demográfica del archipiélago, con una población flotante que puede llegar a los quince millones de personas anuales, y no solo teniendo en cuenta la población censada. En este sentido, el conseller ha reclamado, una vez más, que el Estado se haga cargo del transporte de residuos de la isla de Formentera a Eivissa por los cuales la Conselleria abona un millón de euros anuales cuando se trata de una competencia estatal.

Finalmente, el conseller ha recordado que las Illes Balears es la comunidad donde más ha crecido la población en las últimas décadas y en la cual lo seguirá haciendo según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE). En este sentido, ha reclamado al gobierno del Estado que «no solo se implique con la España vaciada, que existe y tiene que ser atendida, sino también con aquellas regiones saturadas que pierden riqueza y biodiversidad».

El conseller Miquel Mir durante la intervención en el Senado. Foto: GOIB.