El Consell de Mallorca ha presentado este martes un proyecto estratégico en Estellencs y Banyalbufar de recuperación de la actividad agraria en la sierra de la Tramuntana basado en la economía circular.

La presidenta Cladera ha explicado que este proyecto reactivará fincas en desuso y creará vínculos entre el campesinado y el sector de la restauración y la hostelería, partiendo de la recuperación de los marjades.

Tanto Estellencs, como Banyalbufar son municipios de la Serra que pierden más población y que, a su vez, ha ido dejando de lado el sector primario, tal y como se ha constatado en la investigación del Sistema de Indicadores de la Serra. El proyecto se desarrollará a partir del plan de participación con los vecindarios de los municipios y entidades implicadas.

La iniciativa contempla también la dinamización de los canales de distribución de proximidad, y la acción irá acompañada de una estrategia de promoción y marketing del producto local.

Por su parte, la consellera insular del Territorio, Maria Antònia Garcías, ha destacado que el mantenimiento de las explotaciones agrícolas, así como el de los sistemas hidraúlicos, son totalmente necesarios para que la Serra pueda mantener la esencia «Hay que revitalizar un territorio que recibió la distinción de Patrimonio Mundial de la UNESCO como paisaje cultural precisamente por esta interacción de sus habitantes que buscaban la productividad de un terreno complicado de cultivar», ha dicho la consellera.

El plan presentado busca «incentivar y reforzar la capacidad productiva de los pequeños productores, campesinos y campesinas proporcionándoles terrenos en fincas en desuso, financiación para poder participar y creando vínculos entre su producto y sectores de restauración y hostelería », ha concluido.

Las subvenciones del Consorcio Serra de Tramuntana para este 2022 por primera vez ha superado el millón de euros y ha alcanzado los 1.075.000 euros.

Un proyecto del Consell permitirá recuperar la actividad agraria en fincas en desuso en Estellencs y Banyalbufar

Un proyecto del Consell permitirá recuperar la actividad agraria en fincas en desuso en Estellencs y Banyalbufar