La Comisión de Salud Pública ha acordado levantar a partir del 5 de marzo la obligación de hacer cuarentena a todos los contactos estrechos de los casos positivos de coronavirus, que hasta ahora debían guardar las personas no vacunadas, lo que se notará principalmente en las escuelas.

En cualquier caso, según EFE, la Comisión ha recomendado que durante los 10 días posteriores a la última exposición los contactos estrechos de casos confirmados «extremen las precauciones y reduzcan todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla y manteniendo una adecuada higiene de manos».

Con más de 90% de la población española vacunada, se cree que esta medida beneficia a los menores con edades entre los 5 y 11 años, más de 3 millones en todo el país, un segmento con bajas tasas de vacunación.

El uso de la mascarilla en el interior seguirá siendo obligatoria ya que no hay unanimidad para retirarla, aunque el presidente Pedro Sánchez ha anunciado que la medida está en estudio y sería efectiva en pocos días.

Niños con mascarilla asisten a clase en una escuela de balears. Foto: GOIB.