Alrededor de 600 ucranianos con banderas, carteles de ‘No a la guerra’ y ‘Stop War’ e insultos contra el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se congregaron en Plaza España para repudiar la invasión rusa que se desató en la madrugada del jueves pasado.

Niños de la mano de sus padres, parejas, jóvenes y gente mayor se juntaron en un semicírculo en medio de la plaza para exigir el fin de los bombardeos. De tanto en tanto se escuchaba el grito “Putin asesino” en ese escenario que mezclaba rabia, congoja e indignación con intervenciones en ucraniano, inglés y español.

Además del fin de la invasión, los ucranianos en Mallorca han reclamado ayuda humanitaria de la UE, sanciones contra el gobierno ruso y apoyo de la OTAN. Y también se han organizado con donaciones para enviarles a sus compatriotas.

“Están matando a la gente. Hay que reaccionar”, dijo en una parte de su discurso Yuriy Zubko, representante de la asociación de familias ucranianas. «No puede ser que en el siglo XXI comience una guerra», concluyó ante los aplausos y el clamor de sus compatriotas.

La comunidad ucraniana de Palma exigió el fin de la guerra. Foto: JIO.