El Director del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas para Europa habla en exclusiva con Mallorca Caprice sobre los efectos del cambio climático.

Texto: Raúl Beltrán. Palma.

– Los datos y previsiones sobre el deterioro del medio ambiente son inquietantes. ¿Llegamos a tiempo?

– Nuestro último Informe sobre la brecha de emisiones revela que actualmente nos dirigimos hacia un aumento de la temperatura global de 2,7 °C en este siglo en comparación con la época preindustrial, según los compromisos de reducción de emisiones presentados a la ONU. Un aumento de temperatura de 1,5 °C, como se comprometió en el Acuerdo de París, aún significaría que el nivel del mar aumentará 48 cm, ya que los efectos del cambio climático continuarán durando algunas décadas incluso después de que nos hayamos descarbonizado. Mientras tanto, un aumento de temperatura de 3 °C significaría que la capa de hielo de Groenlandia colapsaría y el nivel del mar podría subir siete metros. Por tanto, hay mucho en juego.

Tal como están las cosas, los gobiernos todavía planean producir más del doble de la cantidad de combustibles fósiles en 2030 de lo que se necesitaría para encaminarse y limitar el aumento de temperatura a 1,5 °C. Así que realmente se está acabando el tiempo para detener la emergencia climática. Si bien se han logrado avances en las conversaciones sobre el clima de la COP26 en Glasgow, los compromisos asumidos por los países aún no son suficientes.

Sin embargo, todavía hay muchas cosas a nuestro alcance. Las energías renovables son ahora en gran medida más baratas que los combustibles fósiles, pero seguimos subvencionando estos últimos. Poner fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles también significa enormes beneficios para nuestra salud. Sabemos lo que tenemos que hacer. Muchos campeones, desde países hasta ciudades e individuos, están mostrando el camino. Y cada décima de grado de calentamiento global que evitamos marca una gran diferencia en la vida de las personas y en nuestro planeta.

Bruno Pozzi - entrevista

Bruno Pozzi. Foto: ONU.

– Ha asegurado que nuestros estilos de vida actuales no son sostenibles. ¿Cómo deberíamos cambiarlos?

– Para saber hacia dónde vamos, primero debemos entender dónde hemos estado. Entonces, echa un vistazo a tus botes de basura, observa lo que se ha tirado y reflexiona sobre tus hábitos de consumo. Si su contenedor está lleno de envases de plástico, ¿por qué no optar por más alimentos frescos? Si se acumulan desechos orgánicos, tal vez ponga más cuidado en la cantidad que cocina. Cambiar a un estilo de vida sostenible no significa que tengamos que salir y comprar cosas nuevas. Más bien, se trata de ser más conscientes de las consecuencias de nuestras elecciones e incluso de ahorrar dinero.

Los gobiernos y las organizaciones también desempeñan un papel crucial en la enseñanza de las personas, en particular las generaciones jóvenes, que constituyen una parte importante de nuestra sociedad de consumo. Los comportamientos que nuestros hijos adquieran hoy tendrán un impacto significativo en sus patrones de gasto futuros. Los programas educativos, las políticas y los ejemplos de los padres pueden ayudar a establecer una forma sostenible «predeterminada» de actuar para las generaciones futuras.

– Mallorca es una isla del Mediterráneo y, precisamente, se dice que esta zona será una de las más afectadas por los efectos del cambio climático. ¿Cuáles son las amenazas específicas para esta zona de Europa?

– El Mediterráneo muestra cómo el cambio climático es un problema del «ahora», más que uno futuro. Las temperaturas de la tierra y el mar ya son 1,5 °C más altas que durante la época preindustrial. A medida que el mar profundo se calienta, se vuelve más ácido, lo que amenaza a los peces y a otra biodiversidad. Mientras tanto, durante los últimos veinte años, el nivel medio del mar en el Mediterráneo ya ha aumentado seis centímetros. Sin una acción climática ahora, esto lamentablemente continuará amenazando a las comunidades al hacer que las inundaciones sean más probables, al mismo tiempo que quita la arena de nuestras preciadas playas. La contaminación, el cambio de uso de la tierra y las especies invasoras también representan amenazas para el mar. Mientras tanto, en tierra, el cambio climático significa un aumento en la frecuencia y severidad de las sequías, provocando escasez de agua.

cambio climático deshielo

Por ello, el PNUMA actúa como Secretaría del Plan de Acción para el Mediterráneo (MAP), creado hace unos 46 años. El MAP reúne a los países de la región para compartir conocimientos y comprometerse con acuerdos en temas que van desde las áreas protegidas hasta la limpieza de la contaminación. ¡Los líderes también están emergiendo de las aguas del mar! Por ejemplo, Lefteris Arapakis es un Joven Campeón de la Tierra del PNUMA reconocido por su trabajo en la recuperación de grandes cantidades de desechos plásticos del mar, que luego se reciclan. Esto no solo ayuda a limpiar el medio ambiente, sino que también aumenta los ingresos de los pescadores.

Las islas se encuentran entre las partes de nuestro mundo más amenazadas por el cambio climático.

– ¿La insularidad es una ventaja o más bien lo contrario para luchar contra el cambio climático?

– Las islas se encuentran entre las partes de nuestro mundo más amenazadas por el cambio climático, ya que son muy sensibles al aumento del nivel del mar y a los cambios en la temperatura y las precipitaciones, por ejemplo. Mientras tanto, la adaptación al cambio climático, como la construcción de diques, puede implicar grandes costes que son más difíciles de asumir cuando una gran proporción de tierra se encuentra a la orilla del mar.

Sin embargo, cuando se trata de luchar contra el cambio climático, la gran ventaja es que los isleños pueden beneficiarse más directamente o incluso poseer las soluciones ecológicas cerca de casa. Un enfoque basado en la comunidad puede generar enormes beneficios para toda la sociedad. Por ejemplo, hay islas en Europa que se están moviendo para poner fin a su uso de combustibles fósiles basándose en una iniciativa iniciada por un pequeño grupo de ciudadanos. Otras islas apuntan a cero residuos o utilizan la energía eólica para producir más electricidad libre de emisiones de la que pueden utilizar.

– Los ciudadanos no comprenden por qué no se promueve más la energía solar. ¿Los días soleados que iluminan el sur de Europa no deberían desencadenar una fuerte apuesta por esta energía como alternativa a las tradicionales?

– ¡Absolutamente! Pero no se equivoque al respecto: la energía solar está en aumento y es la forma más popular de energía renovable que se ha instalado durante la última década. El precio de esta tecnología sigue cayendo, a diferencia de la energía basada en combustibles fósiles. Sin embargo, muchos países soleados no aprovechan al máximo su potencial. No se trata solo del sur de Europa. Sin duda, todos los países pueden hacer más para crear las condiciones adecuadas para la inversión en energía renovable, entre otras cosas poniendo fin a los subsidios a los combustibles fósiles. Y debemos asegurarnos de que podemos aprovechar e integrar diferentes fuentes de energía verde en toda la región para proporcionar un suministro verde estable a nuestros hogares y negocios.

Sin duda, todos los países pueden hacer más para crear las condiciones adecuadas para la inversión en energía renovable.

– Mallorca será pionera en la producción de hidrógeno verde a través del proyecto Power to Green. ¿Cómo valora esta iniciativa?

– El hidrógeno verde puede tener un papel valioso en la descarbonización de sectores intensivos en emisiones, como la industria y el transporte. Se elabora utilizando energía renovable para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno mediante un proceso conocido como electrólisis. Si queremos lograr los objetivos de reducción de emisiones, será fundamental aumentar la absorción de hidrógeno verde. Actualmente, esta tecnología requiere una inversión considerable y es compleja a nivel técnico. ¡Así que cualquier proyecto que logre superar estos obstáculos merece ser elogiado! Mientras tanto, recientemente se produjo otro avance muy alentador. Una iniciativa de hidrógeno verde ha sido nombrada como una de las ganadoras del premio Earthshot, un importante premio mundial que apoya las soluciones para nuestro planeta.

– ¿Qué propósitos de año nuevo debería fijarse una persona que realmente quiere un impacto menos negativo en el medio ambiente? ¿Cuáles son esos gestos cotidianos que podrían marcar la diferencia?

– Hay tantas cosas que uno puede hacer, desde ahorrar energía, caminar o moverse en bicicleta cuando sea posible, reutilizar y reciclar… Sin embargo, no necesitamos esperar hasta el Año Nuevo para hacer cambios positivos en nuestras vidas. Paso a paso, cambia lo que puedas. Se trata de tomar mejores decisiones para nosotros y el planeta y ser coherentes. Para obtener consejos prácticos, las personas pueden descubrir la campaña Act Now de la ONU o la iniciativa Anatomía de acción del PNUMA. Todos podemos convertir los cambios positivos en un hábito.

No necesitamos esperar hasta el Año Nuevo para hacer cambios positivos en nuestras vidas.

revista Mallorca Caprice, ya en tu quiosco