agua potable Palma Mallorca

Campaña de Emaya para promover el consumo de agua de la red.

Una de las preguntas que muchas personas se hacen cuando visitan Mallorca es la siguiente: ¿Se puede beber el agua del grifo en Palma? Incluso quienes viven en la isla tienen dudas sobre si el agua del grifo es potable o no. La Organización de las Naciones Unidas promueve el Día Mundial del Agua cada 22 de marzo para concienciar a la sociedad sobre la importancia del agua y fomentar su uso responsable. El lema de este 2021 es «el valor del agua».

Para celebrarlo, la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado de Palma (Emaya) ha instalado un punto de información en la plaza de Santa Pagesa. Desde allí se han divulgado diferentes iniciativas para promover el consumo del agua del grifo en Palma con su propio lema: «Bebe agua del grifo, es bueno para la salud y para el planeta».

¿Es potable el agua del grifo?

Los responsables de Emaya lanzan un mensaje claro a la ciudadanía: el agua de Palma es potable. Tiene todas las garantías sanitarias para el consumo humano, se controla y se analiza de forma continuada. En este sentido, cada vez son más las personas que la consumen, bien de forma directa o después de tratamientos domésticos de filtrado que mejoran el gusto. Y es que la presencia de cloro en el agua del grifo de Palma, que precisamente es lo que permite su consumo, se nota en el sabor.

Recientemente Emaya incorporó en su web un apartado donde pueden consultarse regularmente los datos actualizados del agua que llega a cualquier casa de la ciudad. En esta herramienta de análisis se informa de parámetros como el cloro, la mineralización y otros, una vez se introduce la dirección del domicilio.

Fuentes de agua en Palma

Una de las acciones que más visibilidad está aportando sobre este asunto y que responde a la pregunta de si realmente se puede beber el agua del grifo de Palma es la de instalar nuevas fuentes de agua potable filtrada en varios puntos de la ciudad. Estas fuentes tienen un sistema de filtrado similar al que tienen las jarras de uso doméstico, un sistema al alcance de todo el mundo si se quiere mejorar el sabor del agua de la red. Se elimina así el sabor a cloro característico del agua del grifo de Palma. Hasta el momento, un total de 15 nuevas fuentes se reparten por la ciudad y existe la intención de aumentar su número.

fuentes de agua potable en Palma

Estas fuentes están pensadas para rellenar botellas reutilizables o cantimploras y evitar el consumo de botellas de plástico de un solo uso. Las cifras en Balears hablan por sí solas:

  • Los habitantes consumen cada año 175 litros de agua envasada.
  • Esto equivale a unas 117 botellas de 1,5 litros al año.
  • Cada persona gasta unos 61 euros anuales.
  • Se generan unas 2.000 toneladas de residuos de plástico anuales para el conjunto de Palma.

El mensaje de Emaya, en consonancia con el ayuntamiento, es claro. Consumir agua de la red no genera residuos, es más barato y más cómodo. Además, llega directamente a casa sin necesidad de ir a comprarla ni transportarla.