El Parlament balear ha aprobado este martes una de las iniciativas estrella del Govern balear en esta legislatura, la nueva ley turística de Balears.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, durante su intervención en el pleno del Parlament. Foto:CAIB.

La norma, que incluye una moratoria y congela la actual bolsa de plazas turísticas durante cuatro años, ha contado con los apoyos de todos los socios del Govern, mientras que desde la oposición, El Pi y Ciudadanos han respaldado parcialmente el texto, y tanto PP como Vox se han opuesto. De hecho, los populares han anunciado que aprobarán una nueva ley si acceden al gobierno de Baleares el próximo año.

Según palabras del conseller de Model Econòmic, Turisme y Treball, Iago Negueruela, “hemos llegado prácticamente al límite de nuestra capacidad”. Las Illes Balears disponen actualmente de más de 600.000 plazas turísticas y Negueruela asegura que “es el momento de crecer en calidad y no en cantidad».

La nueva ley autonómica de turismo supondrá una inversión pública de 60 millones de euros y un cambio sustancial hacia el modelo turístico del futuro: responsable laboral y medioambientalmente.

La normativa incluye, entre otras, obligaciones como las camas elevables para evitar enfermedades laborales de las camareras de piso, la implantación de sistemas de ahorro de agua y limitación de plástico y papel o el respeto al producto local con la trazabilidad de alimentos de las islas.