A la caída del sol, los cielos de Mallorca son perfectos para la observación de las estrellas y la lluvias de estrellas del verano. En Mallorca Caprice os recomendamos mirar al cielo estas dulces noches de verano en las que se detiene el aire y se puede disfrutar junto a una buena compañía de lo que tenemos sobre nuestras cabezas.

 No dejes de ver el cometa Neowise: un espectáculo cósmico único en siglos

El cometa Neowise, catalogado como C/2020 F3, fue descubierto el pasado 27 de marzo por un telescopio espacial de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y alcanzó el punto de órbita más cercano al Sol el día 3 de julio. Su hallazgo ha sido una magnífica sorpresa, ya que será visible durante todo el mes de julio desde la Tierra. Los cometas son los «restos helados de la formación de planetas hace 4.600 millones de años, por lo que los científicos los consideran una suerte de cápsulas del tiempo cósmicas», destaca la NASA. Presentan una distinta cola a su paso por el espacio compuesta por granos de polvo que se desprenden del núcleo y se quedan orbitando alrededor del Sol.

El cometa Neowise, que se incluye dentro de la categoría de los «grandes», es lo suficientemente brillante como para ser visible sin necesidad de utilizar telescopio. Para observarlo, puedes hacerlo a simple vista tomando la Osa Mayor como referencia y mirar hacia el noroeste donde el cometa te sorprenderá.

Lluvias de estrellas que no debes perderte

Las lluvias de estrellas del  verano más famosas son las Perseidas y las Delta Acuàridas. Las Acuáridas serán visibles hasta el 23 de agosto, pero cuando más se verán serán el próximo jueves 30 de julio. La lluvia de estrellas Acuáridas reciben su nombre porque se observan en torno a la constelación de Acuario con una media de 25 meteoros por hora.

Las Perseidas, la lluvia de estrellas más famosas del verano, se podrán ver hasta finales de agosto, teniendo su máxima observación el 12 de agosto en la zona de la constelación de Perseo.

Consejos para la observación

 

–  Salir de ciudades y pueblos para evitar la contaminación lumínica

–   No hacen falta ayudas ópticas (telescopios, prismáticos…)

–   Mirar hacia el cielo en un sitio abierto, sin obstáculos.

 

 

Busca una ubicación elevada con poca luz y disfruta de las noches mallorquinas de verano. ¡No te olvides de pedir un deseo si ves una estrella fugaz!

Por: Irene Viseras